útil

Probé el rodillo de pintura Black & Decker: ¡el Speedy Roller!

Probé el rodillo de pintura Black & Decker: ¡el Speedy Roller!

Pintar es una tarea para todos, que requiere solo unos minutos de práctica para asimilarse por completo. Sin embargo, este trabajo puede ser particularmente agotador a lo largo de las horas para los brazos y la espalda: entre las idas y venidas del rodillo en las paredes y las de recargar el material con pintura, hay algo que debe desanimarse rápidamente. Conscientes de la arduidad generada por el manejo de los rodillos convencionales, las marcas de herramientas han tenido en cuenta estas desventajas y ahora están pensando en nuevos productos. Para facilitarnos el bricolaje diario, Black & Decker ha imaginado un rodillo telescópico equipado con un sistema de llenado que permite la distribución de pintura a pedido. El Speedy Roller es una herramienta inteligente que elimina el ida y vuelta entre el cubo de pintura y el área a pintar, evitando así una tediosa pérdida de tiempo. Muy maleable, su cabezal giratorio se adapta a muchas situaciones: pintura horizontal, vertical o en secciones inclinadas de paredes. Mi casa está actualmente en construcción, aproveché la oportunidad de probar este rodillo de nueva generación que me brindó muchos servicios.

Comienzo

Para montar las diferentes partes del Speedy Roller, debe comprender cómo funciona. Primero atornillamos el extremo principal a la varilla telescópica, antes de deslizar el rodillo sobre la barra de metal provista para este propósito. Recuerde colocar la cubierta naranja en el extremo del rodillo para que permanezca en su lugar durante todo el trabajo. Una vez que se ha completado esta tarea, la instalación de accesorios se completa con el tubo de llenado que se sujeta al sistema de conductos para pintar. Luego se utilizará para aspirar el material del frasco.


Difusión bajo demanda

El principio del Speedy Roller es simple: simplemente inserte el tubo de llenado en el balde de pintura, luego bombee el material líquido para llenar el interior de la varilla. Basado en un sistema de admisión de aire, la barra absorbe la pintura cuando tira de su "tapa" interior. Una vez que el tubo está lleno, la pintura se extiende uniformemente sobre el rodillo con solo presionar el gatillo. Encontré este método muy inteligente, pero con una desventaja en la capacidad del tubo un poco débil para mi gusto. El Speedy Roller debe recargarse con la suficiente frecuencia, lo que puede ser un freno si la superficie a pintar es grande.

Comodidad muy significativa para el usuario

La verdadera ventaja del Speedy Roller está en el lado del cabezal giratorio, particularmente bien diseñado, que ofrece una comodidad real cuando el rodillo entra y sale de las paredes. Una simple presión sobre el botón ilustrado con un candado (ubicado en la punta) permite mover el rodillo en el ángulo deseado. ¡Por lo tanto, es bastante posible pintar horizontalmente, verticalmente e incluso en secciones inclinadas de paredes sin tener que retorcerse! La guinda del pastel es que la varilla telescópica está equipada con un pequeño pie de apoyo retráctil para que la herramienta pueda estar de pie contra la pared cuando se realiza el trabajo, sin arriesgarse a manchar el piso o dañar las paredes que ya han sido pintadas.

Rodillo Speedy de Black & Decker: 34,99 euros